1. Zumo de naranja

Nos encanta bebernos un zumo natural de naranja con nuestra buena tostada para desayunar y es un alimento muy beneficioso para la vista. Mantiene los vasos sanguíneos sanos, disminuyendo el riesgo de cataratas.

2. Espinacas

Un plato muy típico de cuaresma (que ya la tenemos muy cerquita) son las espinacas con garbanzos. Esta verdura contiene una gran cantidad de antioxidantes manteniendo las células sanas y actuando como unas “gafas de sol”.