¿Eres un fanático de la nieve? ¿Estás deseando año tras año que caiga el primer copo de nieve para empezar la temporada de esquí?

Entonces es post te interesa:


Tanto en verano como en invierno es importante proteger tus ojos del sol. Concretamente en la nieve asociamos la existencia de daños oculares como la conjuntivitis, la queratitis, las cataratas o las lesiones retinianas, se deben, sobre todo, a la radiación ultravioleta, a la reverberación atmosférica y a la presencia de partículas en suspensión en el aire, como los cristales de hielo.

Todos asociamos las gafas de sol con el verano, pero es importante saber que la nieve fresca refleja cerca del 80% de la luz solar, mientras que la arena lo hace solo entre un 15%.

Debido al aire puro de la montaña, no hay partículas que dificulten la radiación y por eso la exposición es mayor.

Asegúrate que las gafas de sol sean de categoría 3 o 4 y que absorban al menos un 95% de la radiación. Lo ideal es que aporten visión periférica y si vas a practicar algún deporte de nieve, que se agarren perfectamente a la cabeza y que no se muevan. Para tu seguridad, deben ser resistentes a impactos.

¿Sabías que la protección cambia según el color de la lente?

-Las lentes amarillas, ámbar o moradas son ideales para días oscuros o con niebla y filtran la luz azul.

-Las lentes rosas mejoran el contraste, por lo que son excelentes en días grises.

-Las lentes de colores oscuros, especialmente las verdes y las marrones, funcionan mejor en días con mucha luz.

-Por otro lado, las lentes polarizadas funcionan mejor los días muy despejados, pero no tanto a última hora del día.

-Las cristales de espejo son más aconsejables ya que al tener un espejo reflejan la luz impidiendo que pase.

-Si lo que quieres es esquiar de noche, te recomendamos lentes sin color. Por la noche no necesitas protegerte la luz, pero si de las partículas del aire y del frío.

Desde Grupo Tecnovisión te recomendamos protegerte siempre de la luz solar y cuidar tus ojos de la radiación solar.